Para qué son apropiados los TV plasma

Como con todas las nuevas tecnologías, con los televisores de plasma también han aparecido rumores y leyendas urbanas sobre la no conveniencia de utilizarlos en éste o en aquel lugar o en determinadas circunstancias, aunque la verdad es que la mayoría de estos rumores carecen de fundamento.

Sin embargo, sí existen dos cuestiones que deben de tenerse en cuenta al valorar la conveniencia o no de comprar un televisor de plasma en lugar de cualquier otro televisor como puedan ser los casi desaparecidos televisores de tubo o los emergentes televisores LCD.

Cuando convienen los televisores de plasma

Cuando son varias las personas en el hogar que van a ver al mismo tiempo el televisor desde distintos ángulos los plasmas son mas convenientes que los ángulos de los televisores LCD. Eso se debe a que los cristales líquidos de los televisores LCD no tienen iluminación propia sino que se iluminan con una luz que viene de atrás por lo tanto la visibilidad es mucho mejor de frente que en los lados. El plasma no presenta este problema ya que cada celda se ilumina por separado. De esta manera los televisores de plasma son mucho mas adecuados para familias grandes en las que todos los integrantes ven la televisión al mismo tiempo y por lo tanto deben sentarse desde distintos ángulos.

Cuando no convienen las pantallas plasma

La primera de esas cuestiones es la altura sobre el nivel del mar en el que se encontrará el televisor. Las pantallas de plasma funcionan gracias a la luminosidad que se genera de la combinación de dos gases nobles situados entre dos pantallas. La altura afecta a la durabilidad y funcionalidad de estos gases. La evidencia es que cuanto mayor sea la altura sobre el nivel del mar, menor será la durabilidad de la pantalla de plasma, por lo que sería recomendable decantarse por televisores de pantalla LCD. También podría darse el caso que si se está muy por encima del nivel del mar, el televisor produzca un pequeño zumbido. Esto se debe a que los gases se encuentran a presión atmosférica, y si está a una mayor altura, la presión atmosférica será distinta y el funcionamiento del gas no será el adecuado.

La segunda está relacionada con la vida útil de la pantalla de plasma en términos de horas de visionado. Las pantallas de plasma suelen tener una vida útil que varía entre las 20.000 y las 30.000 horas, aunque ya hay televisores que tienen una mayor vida útil. Si consideramos un consumo medio de televisión de entre 4 y 5 horas diarias, estas horas representan unos 12 años de vida útil para el televisor. Para aquellos casos en los que el televisor debe estar muchas horas funcionando, como por ejemplo aquellos televisores que están expuestos en lugares públicos o privados que se encuentran 24 horas en marcha, tendrán una vida útil del plasma escasa (en años). En estos casos, será más conveniente comprar un televisor LCD que duplicará a un TV plasma medio en vida útil.

Otro factor que también puede hacer que la compra de un televisor de plasma no sea la decisión adecuada es si se éste se va a colocar en una habitación muy pequeña y cerrada. Esto se debe a que los televisores plasma desprenden calor y aumentan la temperatura. Si el lugar en el que se piensa colocar el televisor es pequeño, para pocas personas, conviene plantearse la posibilidad de optar mejor por un televisor LCD.