Comparativa TV Plasma frente TV LCD

¿Televisores de plasma o televisores LCD? La guerra está abierta entre estas dos tecnologías que han irrumpido con fuerza en el mercado de los televisores, desplazando y dejando como obsoletas a las tradicionales pantallas de CRT. Pero, ¿cuál es la mejor de estas dos nuevas tecnologías? A la hora de comprar un televisor, ¿cuál es el ideal, el televisor de plasma o el televisor LCD? Es importante entender que cada uno tiene sus ventajas y sus desventajas.

Ventajas televisores Plasma frente a LCD

  • Tamaño: En un principio, el tamaño era la principal diferencia entre estas dos tecnologías y el principal motivo para elegir un televisor u otro. La principal ventaja de las TV de plasma era que se hacían en tamaños más grandes mientras que los TV LCD se hacían en pantallas más pequeñas. Hoy en día, se encuentran casi igualados en este aspecto ya que se pueden conseguir televisores de ambos tipos de mas de 40 pulgadas. Sin embargo la tecnología de los televisores Plasma permite llegar a televisores de tamaños mucho más grandes.
  • Ángulo de Visión: El Angulo de visión es mejor en las pantallas de plasma que en las pantallas LCD. Esto se debe a que los cristales líquidos de las pantallas LCD no tienen luz propia y deben filtrar una luz que viene de detrás. Esto provoca que la visión sea mucho mejor de frente y vaya empeorando hacia los lados. Los televisores plasma no tienen este inconveniente dado que cada píxel se ve iluminado por una luz propia.
  • Precio. La tecnología que se requiere para fabricar un televisor de plasma es de un coste inferior a la que se requiere para fabricar uno de LCD. Por lo tanto, el resultado final hace que sea más barato fabricar una pantalla de plasma que una de LCD. Sin embargo, los fabricantes de TVS LCD están consiguiendo reducir los costes para que los precios sean igual de competitivos.
  • Contraste y colores. Los televisores LCD ofrecen colores muchos más vivos, sin embargo los televisores plasma ofrecen colores mucho más reales y naturales. También el contraste es mejor en los televisores plasma que en las TV’s de LCD. Esto se debe a que al filtrar una luz externa, los cristales líquidos muchas veces dejan pasar un poco de luz, produciendo el caso de que en los TV’s LCD, los negros no son realmente negros y los contrastes son menores.
  • Tiempo de respuesta. Esta característica se refiere al tiempo que tarda una pantalla en pasar del negro al blanco y volver al negro. El tiempo de respuesta en los televisores plasma es menor que en los LCD. Un menor tiempo de respuesta es lo que provoca en los LCD lo que se conoce como ghosting, que es cuando el paso de una imagen a otra es muy veloz y deja en la pantalla restos de la imagen anterior superponiéndose con la nueva.

Desventajas

  • Vida útil: Siempre se ha considerado que la “escasa” vida útil es la principal desventaja de un televisor plasma. Mientras que los primeros televisores plasma tenían una vida útil que variaba entre las 20.000 y las 30.000 horas, en un LCD la vida útil variaba entre las 50.000 y las 60.000 horas. Hoy en día, los fabricantes de plasma han conseguido incrementar considerablemente la vida útil de sus productos poniéndolos casi a la altura de los TV’s LCD.
  • Gasto energético. El gasto de energía de una televisión plasma es mucho más elevado que el de una LCD.
  • Calor. Debido al gasto energético extra que hacen los televisores plasma y a la cantidad de luces individuales que tienen, un televisor plasma puede elevar la temperatura en una habitación pequeña. Si bien esto no se nota en ambientes grandes o ventilados, en un cuarto pequeño de un apartamento si podría llegar a notarse.
  • Resolución. La resolución de un televisor de LCD es superior a la de un televisor plasma. Sin embargo, los fabricantes de pantallas plasma siguen tratando de mejorar para que la resolución esté a la altura de la de un televisor LCD.
  • Cantidad de píxeles. Hablando del mismo tamaño de pantalla, un televisor LCD tiene una mayor cantidad de píxeles que los que tiene una televisión plasma. Esto provoca que los píxeles sean más imperceptibles. Esto hace que una televisión LCD resulte más adecuada para verla a una distancia más cercana.
  • Imagen residual o pantalla quemada. Este es un problema que pueden sufrir los televisores Plasma. La imagen residual es una mancha o marca que queda de forma permanente en alguna parte de la pantalla. Algunos de los motivos por los que aparece esta imagen residual es, por ejemplo, porque una misma imagen permanece quieta durante mucho tiempo. Debido al calor que produce el plasma, esta imagen puede quedar “quemada” en la pantalla. También puede deberse a cambios bruscos en el contraste.
  • Profundidad de pantalla: En este apartado vuelve a vencer la pantalla LCD ya que sufre una profundidad de apenas 50 mm, lo cuál mejora notablemente los 76 mm de los televisores de plasma. Aunque en ambos casos estamos hablando de profundidades muy bajas, el televisor LCD se impone claramente ¿qué es profundidad?